lunes, 11 de febrero de 2019

El órdago de Sánchez ante el Manifiesto que pide elecciones


El pasado 10 de febrero se concentraban en la capital miles de españoles, con la unión representada de las derechas por PP, Ciudadanos y VOX para reclamar la soberanía nacional del pueblo, de acuerdo a la Constitución, y pedir elecciones anticipadas a Sánchez.

He leído con detenimiento el manifiesto que se expuso en la Plaza de Colón, y quizá con algún que otro matiz sobre la figura del presidente y su gobierno, comparto la esencia del mismo en lo que puede resumirse en este párrafo final: "...Manifestamos la igualdad de todos los españoles ante la ley y el principio de solidaridad entre las Comunidades Autónomas. En España, nadie está por encima de nadie. En España, todos los españoles son iguales en derechos y deberes. Esta igualdad no depende de un gobierno ni de un parlamento; esta igualdad pertenece a los españoles y es, siempre, inalienable".

En esta semana el Presidente sigue su batalla a contracorriente para continuar gobernando con unos presupuestos en los que se liberan más de 2000 millones para acometer inversiones extra en Cataluña, fruto de una "conferencia bilateral" negada posteriormente con una flor de Pascua roja con el gobierno Catalán, exponiendo su hálito amarillo unos días antes de las pasadas Navidades, para suscribir lo pactado en Madrid y seguir adelante en aquello de la república catalana. Pero esto sin duda no es lo peor, pues entre las 21 peticiones filtradas estaba la de la figura externa que asimila a los dialogantes en igualdad institucional, y externaliza el "problema político" como una cuestión sobre el derecho a la autodeterminación, y otra vez recurrimos al diccionario para mediatizar y suavizar, pero ya no se engaña a nadie, el socialismo se resquebraja y pide cuentas de nuevo a su Secretario General. Lo último, una vez negado el relator y rotas conversaciones, es la presión mediática con ecos de liberación a la que se somete ya el juicio que comienza esta semana, en el que se acusa de rebelión y malversación a los separatistas por su DUI, y con la demanda separatista de que todo siga igual que el 1 de Octubre de 2017. 

Entre los asistentes a la marcha de este domingo, una oleada de organizaciones civiles y tres partidos del centro-derecha que reclaman elecciones y, como respuesta, un Presidente aislado por muchos de los suyos, en un mitin en Cantabria. El fin de la historia ha llegado, esta semana se verán hasta dónde pueden llegar las promesas de Sánchez a los independentistas, juicio y presupuestos unidos en febrero. Pero ya nadie se atreve a cuestionar que no conseguirá continuar a cualquier precio su andadura en La Moncloa, ahora puedes comprar su receta en el "Manual de Resistencia" que publica al módico precio de 20€. Los barones y la vieja guardia lo leerán con avidez. En su absurdo juego, Sánchez continúa pactando, niega y amenaza con un órdago a Torra con una inminente convocatoria electoral, quizá advirtiendo que: "o sus presupuestos o la derecha", a la que de paso ve ganadora de esas posibles elecciones. El precio que el socialismo está pagando por su resiliencia es muy alto, hace unas semanas Andalucía y en unos meses qué será. ¿Recuerdan qué fechas propuse para elecciones? Después de lo andado ahora ya es demasiado tarde señor Sánchez para sus intereses si es que alguna vez fueron ganar unas elecciones.

lunes, 4 de febrero de 2019

Lección de Vida de Jesús Vidal

Mirando en ese hormiguero en el que se agolpa tanta cuestión social sólo me sorprendo por una gran noticia, la de una persona ya conocida que subió al escenario de los Goya para agradecer, pero sobre manera a dar una lección a todos pidiendo visibilidad, y mostrando inclusión y diversidad. Sí, se trata de Jesús Vidal, "Mejor Actor Revelación" por su película "Campeones".

Visibilidad para la discapacidad, sea física como la suya, intelectual como algunos de los otros actores de reparto, o de cualquier otro tipo, siento orgullo social cuando observo a personas luchadoras como Jesús que han conseguido sus objetivos, alabo a la sociedad que elimina trabas en pro de la igualdad y discrepo de cuantos miran para otro lado. Inclusión que permita que participen con los mismos derechos en este hormiguero tan diverso.

Pero no todo fue bien en esta semana, pues mientras Jesús recogía su Goya, un dictador armaba civiles para defender una vez más lo suyo, confundiendo política con un 'ego' de poder que demagógicamente sitúa en el pueblo, llevando a la guerra a civiles que piensan que luchan por una revolución social. Tampoco les fue bien a los presos de los lazos amarillos que vuelven a la capital para ser juzgados por romper la legalidad de todos con la bandera de la diferencia dentro de la diversidad, y mientras, allá en Sabadell otra mujer era agredida por una manada, otra manada de hombres, para aquellos que se sientan violentados por esto que digo, esperen a escuchar una noticia en la que un hombre sea agredido sexualmente por tres, cinco o seis mujeres, quizá entonces pueda entenderles. Pero quizá lo que más me ha enfurecido esta semana es encontrar a un individuo que por fama o notoriedad es capaz de usar las redes sociales para insultar el juicio de lo humano al precio de ridiculizar a un niño sepultado en un pozo, no puede ser alguien más vil quizá amparado en la "libertad" de expresión, no diré de quién se trata, sería darle lo que busca, pero su poesía execrable en twitter es absurda y vomitiva.

Siempre hui de generalizar, de comparar, pero entiendo el discurso de Jesús, desde el respeto que él como individuo mostró por la sociedad que le rodeaba y con la que no sin batallar ha conseguido inclusión e igualdad. No todo está perdido.

En política huyamos del radicalismo, el populismo, el nacionalismo, pues todas estas ideologías tienen en común que luchan por el apoyo social para la idea de unos pocos individuos, en política o "la cosa pública" debemos encontrar a individuos que estén dispuestos a luchar por las ideas sociales, por ejemplo las que esta semana nos recordaba Vidal: inclusión, diversidad y visibilidad.    

lunes, 28 de enero de 2019

Ocho días para ser demócrata...

Una semana para renunciar a una dictadura, ocho días para convocar elecciones libres, le dice Sánchez a Maduro con una Europa atormentada en sus problemas, que ya no ilusiona ni muestra sus cartas en relaciones internacionales. El mensaje, no obstante es sublime, pero para entender hay que escuchar.

No puede hacer más, o no quiere. Sánchez sabe que por el momento está de paso, que no puede categorizar, que depende de sus alianzas, pactos y que no debe buscarse más enemigos. Los bloques resuenan de nuevo, ahora en América. El "chavismo" campa  a sus anchas destrozando la economía, la sociedad venezolana y pende del resto del escenario mundial, queda China y Rusia, no más, ni menos, quizá debamos considerar Turquía. Los Castro ya se fueron, y México soporta la escena sólo con el aliento. Europa calla, no dice todo por el momento, respira y pide tiempo, preguntan qué hacer a Sánchez, Merkel está dispuesta, Macron y May también, pero las dudas de unos lazos de radicales de izquierda que levemente le mantienen, le hacen concederle ocho días para que sea demócrata, quizá atormentados con Grecia e Italia que les dan la espalda, aunque Iglesias repudió a Maduro hace unas semanas, justo antes de Navidad, ¿recuerdan?   

Ahora Guaidó puede ser el líder de la Transición, y puede serlo porque las balanzas externas caigan de su lado, y el hambre haga el resto. El apoyo de USA de nuevo, aquello de América para los americanos. Creo que está ahí la llave del tibio apoyo recibido por España, por Europa, pues además de todo no debemos olvidarnos que tenemos un "teatro" propio, el circo independentista montado, con líderes en el exilio, políticos presos, lazos amarillos... que demandan reconocimiento internacional. España debe pues medir su postura si no quiere que después le corrijan, debe enfrentar a Maduro desde una prudente segunda fila, no vale aquello de "¿por qué no te callas?", debe dar tiempo a que las cosas ocurran, para no soportar reyertas futuras sobre su protagonismo.

¿Tendrá tiempo suficiente Guaidó con una semana? Otra vez la guerra fría, otra vez perseguidos, otra vez injusticia social, otra vez Maduro con su dictadura callando bocas con el precinto de la soberanía de un Estado, que poco hemos cambiado.

En casa, nos queda un gobierno en campaña, con pocos escaños, oposición al alza y pocas ideas que aplicar para cambiar el "statu quo", decidir sobre regular o liberalizar, subir en taxi o en VTC, dialogar dentro de la ley o pactar mayores concesiones, presionar o empujar sin que se nos vea... Por Venezuela ojalá y ocho días sean suficientes para acabar con el chavismo, pues dictadores hubo siempre, no es necesario desenterrarlos.

lunes, 21 de enero de 2019

El fin de lo social: egos, micropartidos... y sin negociar

Esta pasada semana veíamos la penúltima de nuestra arena política con Errejón suscribiendo las listas de Carmena y "abandonando" a su amigo Pablo, aunque no del todo. En política, como en la vida, algunos "egos" no dan para ver al grupo, al equipo, y abocan a la secesión. 

Hace tiempo que vengo avisando de una sociedad que camina en dirección inversa al interés común, que se empeña en enfatizar las hazañas personales y que olvida al grupo como prioridad. En el inicio situamos a los nacionalismos que atizan la bandera de los pueblos o micro sociedades, para el beneficio propio y que "provocan" la respuesta de otros radicalizándose en la misma línea. Tenemos ejemplos desde USA a Madrid, pasando, cómo no, por Barcelona, Londres o Macedonia.

Estamos obviando que somos sociales y que lo mejor de nosotros siempre pasa cuando nos unimos y movemos en beneficio de todos, pero esta corriente tan importante en la segunda mitad del siglo XX, se está olvidando irremediablemente. En Totalán vemos otra vez de lo que somos capaces como sociedad, cómo Estado, intentando salvar a una criatura podemos descomponer una montaña en una semana.

En este dilema, volviendo a la arena política, aparecen los salvadores populistas, ahora por la derecha, con su misoginia y racismo envuelto en piel de cordero, los que vienen a devolvernos el valor de la patria, el sentido de España, con fuertes acciones proteccionistas como bandera. Casado, en su congreso, los ve aparecer por el retrovisor y avisa que son ellos los únicos capacitados para un ¡viva España!, que son ellos los defensores y protectores de una patria amenazada por la autodeterminación, Rivera pide moderación y reclama el voto para una unidad moderada con la bandera como símbolo integrador, Sánchez desmenuza la derecha en tres y la enfrenta como salvador del diálogo, mientras empuja a Susana Díaz al abismo a pesar de ganar las elecciones, buscando la autoridad de unos presupuestos penalizados hoy de nuevo por el invento del cuadre del IVA, por último Iglesias tapa agujeros y cuenta cuantos partidos debe reunir bajo sus siglas o será él, el que deba unirse a "Más Madrid" para contar con alguna posibilidad entre tantas siglas y mareas.

¿Dónde vamos, España?, es fácil criticar a May por su BREXIT y no ver que es el mismo ideario que el independentismo, es sencillo aplaudir a VOX y al tiempo insultar la política de Trump con su valla frente a México, es oportunismo político ceder competencias a las Comunidades para "olvidar" el proteccionismo del sector del taxi, es sublime pedir moderación ciudadana mientras subes a la silla del pacto con misóginos y sectarios,  es vergonzoso soportar tu gobierno en unos presupuestos para el Estado que aprobarían justo aquellos que quieren romperlo, es inaudito criticar a la casta cuando tu  actuación personal se sustenta en el liderazgo propio y en ser parte de ella.

A cuatro meses de sacar urnas, en España debemos tener menos complejos sociales sobre los símbolos que nos representan, las políticas que deben guiar el bien común que se soportan en la negociación más necesaria que nunca cuando el micro-partidismo ha vuelto y cada vez se lucha menos por alcanzar el centro moderado.

Pienso mucho cada día en lo que avanzamos como sociedad global y en lo sencillo que resulta destruir todo lo logrado, escuchemos a nuestros mayores, ojalá y estemos a tiempo, ojalá y en Totalán se produzca el milagro, en esta semana del "Blue Monday" (lunes gris para los hispanos), sigo creyendo que como la hormiga, el ser humano es social, y no debe renunciar a ello o irá en contra de lo que es natural.

lunes, 14 de enero de 2019

Unos Presupuestos más electorales que nunca



Que cuadrar unas cuentas, y contárselo a tus socios para que se lo crean es tarea difícil, lo sabemos pero que además se trate de un año electoral donde añadimos que la credibilidad del ejecutivo en minoría en ambas cámaras para alargar su mandato depende de su aprobación, lo hacen simplemente una quimera.

El veto a la subida del techo del gasto en el Senado hacía los cálculos más complejos, no creyéndose el cuadro macroeconómico de soporte ni Europa ni las principales agencias de calificación de deuda, el mismo gobierno ha tenido que revisar el crecimiento estimado, al tiempo que soporta su cumplimiento en la subida de impuestos y de la recaudación. 

En lo que se refiere a la arena política, qué decir ante unas elecciones a cuatro meses vista se venderán muy caros los apoyos comenzando por Podemos que enmendará las cuentas para dar un sí en beneficio de su programa. Por tanto se trata de una misión cuasi imposible, donde Ciudadanos, PP y VOX alzan la crítica tornando a calificativos como "zapaterismo" o que las clases medias serán una vez más las perjudicadas. El resto se facilitará su voto con aquello de "¿qué hay de lo mío?", los vascos tienen claras su demanda y apoyo pero los separatistas catalanes persiguen no sólo mejores partidas para determinadas competencias que les hacen aún más autónomos sino un juicio light para sus lazos amarillos y caminos hacia la autodeterminación. 

Sánchez tiene la última palabra pero debe medir su equilibrio de fuerzas, pues seguir en la línea de Podemos más los lazos amarillos sigue inexorablemente alimentando el voto de la derecha y populismos de la extrema derecha, que pueden revertir muchos gobiernos como lo han hecho ya en Andalucía. El deseo de finalizar la legislatura para demostrar su talante puede romper un partido y aumentar el electorado de otros. Por otra parte, de acuerdo al CIS de Tezanos los españoles tenemos mayor inquietud por el problema de inmigración, continuamos afectados por el "procés" y rechazamos a los políticos y sus corruptelas, quedando como cuestiones heredadas tradicionalmente el paro y el sistema social de bienestar. 

En esa decisión con un agitado mes por delante, resta saber si es bueno avanzar en ceder por enmienda a "todo" lo que pidan sus posibles socios y continuar de prestado agitando a la sociedad o convocar elecciones renunciando ante su electorado a los "abusos" de sus amigos en la cámara. La prueba piloto la tuvo en Andalucía, y no salió bien, ahora el coste es mucho mayor, pues se trata de más de 8000 ayuntamientos, trece CC.AA., dos ciudades autónomas y el Parlamento Europeo.

¡Hagan juego! La apuesta presupuestaria de Montero eleva los ingresos hasta techos desconocidos vía imposición, y lucha contra el fraude, los más populares los del diésel, o la limitación de pagos en efectivo, los más elitistas los de IRPF, Patrimonio y Sociedades, a cambio suben pensiones, salarios de los funcionarios y gasto social.

Aún habrá más, seguro en esa línea, es decir, más gasto y menos ingresos, económicamente no será factible, pero la ruptura ¿compensa? ¿A quién? Estamos en campaña y son el programa de Sánchez ante las elecciones de mayo, Montero lo ha dejado claro en su rueda de prensa con tres ejes: Sostenibilidad, Igualdad y Estabilidad.