sábado, 28 de diciembre de 2019

2019 se despide "en funciones"




No pudo ser, era un exceso ponerse a trabajar en Navidad, era un exceso dialogar entre los no nacionalistas para formar un gobierno estable libre del fanatismo, era un exceso dejar las funciones. Hagamos recuento. se nos marcha una década, la sociedad se radicaliza, el proteccionismo y el nacionalismo hacen renacer vallas y odios en bolsas de plástico que han perdurado en la historia de nuestros ancestros.

Pero no todo es malo, siempre hay brotes verdes, optimismo y nuevas aventuras por las que continuar progresando. Este año se caracterizó por contar con tres procesos generales electorales, lo cual es bueno, son ellos, los políticos, los que sin embargo no han sabido canalizar esa información aún, no han respondido a un marco multipartido en el que debe primar lo que nos une aunque no sea "el interés propio".

Nos espera un año bisiesto con más procesos electorales, con toda seguridad uno en Cataluña, con la primera fuerza política decapitada sin Rivera, y quizá algún otro, aunque considero que hasta 2021 no repetiremos generales. Vivimos en una sociedad en general proteccionista en lo económico y nacionalista en lo político, estas son las tendencias a escala mundial de las que no escapamos por el momento y que solo una lucha por recuperar nuestro planeta, el de todos, podría devolvernos a una sociedad global que quiere avanzar en conjunto.

Pero ahora toca, como he dicho, hacer balance. En lo personal tengo muchas inquietudes para estos 366 días y apuestas que verán su luz, la hormiga seguirá mostrándose crítica con proteccionismo, machismo, racismo, nacionalismo y tantas cuestiones vivas de nuestra sociedad que nos rodea a izquierda y derecha. En mis otras facetas, la cultura y el V homenaje a un cronista y humanista, verá la luz en abril de la mano de la Universidad y el Ayuntamiento de Quero. 

En cuanto a la escena política, tendremos un gobierno amparado por el nacionalismo, con un corto recorrido, una vez más dependiente de la región catalana sumergida en elecciones, mantendremos pensiones, salarios y déficit ante una Europa que asistirá, ahora sí, a la salida de Reino Unido y una crisis institucional unida a la decadencia económica vía demanda, en un mercado que se reduce por primera vez en mucho tiempo.

Mis mejores deseos para este 2020, desde el secreto del hormiguero en un año con 36 artículos y unas 20.000 visitas más todas las alcanzadas en otros medios, destacables las más de 25.000 lecturas en The Conversation, sobre la política y mis mediciones de la felicidad.. Ahora, os dejo con el mensaje de fin de año, por la hormiga.


lunes, 16 de diciembre de 2019

Greta, ¿qué garbo?




Esta joven sueca, que roza los 17 años, ha conseguido, sin apenas garbo, mediatizar un problema social en un mundo que agoniza, prueba de ello es que no deja indiferente a casi nadie, creando seguidores y detractores, eslóganes, portada en el Time y memes de todos los colores. Antes de nada, táchenme de lo que quieran, que yo “prefiero una Greta a medio Trump”.

Cuando el siglo avanza hacia el olvido de la globalización social, en pro de un nuevo nacionalismo de micro estados, cuando el poder supranacional decae en beneficio de los más ricos y el olvido de más de medio mundo ya no es noticia, vino una joven, con síndrome de Asperger incluido, a tocar las narices de algún que otro líder elitista que sólo busca el interés local, caiga quien caiga.

Y dio un ultimátum a la sociedad, un nuevo objetivo por el que aunarnos y avanzar juntos, el planeta. Nuestro medio decae, día tras día, por el sistema al que hemos llegado, basado en hidrocarburos y consumo enfermizo. Greta nos avisó de ello, aunque fuese un próximo juguete roto, lo hizo y puso cara a esa juventud que quiere romper con lo que hace daño del sistema, en los sesenta fueron las prohibiciones, en los ochenta los bloques y ahora son ellos. Quizá debamos pensar los que ya peinamos alguna que otra cana, que pasó entre Greta y nuestra juventud, los que comprábamos con esportillo o carro, reutilizábamos sifones o botellines de cerveza, de gaseosa, teníamos lechera para comprar leche y botellas de cristal para el agua con una media de edad de dos o tres años, llevábamos al zapatero los zapatos para echar unas suelas o tacones, nos ponían rodilleras en los pantalones para que durasen una temporada más… que pasó para que después nada de esto fuera normal, cuántos Black Friday, y Ciber Monday hemos sufrido para olvidarnos de repente de todo ello, y criticar a una niña porque levanta la voz contra ello.

La sociedad ha girado hacia un neo-nacionalismo que fomenta el micro-estado, en el que los más ricos quieren seguir progresando a cualquier precio, abanderados por Trump, Putin o el mismo “rey del Brexit”, el señor Johnson, aunque el resultado sea acabar con nuestro planeta. Ahora Greta ya no se lleva ayudar al otro, menos a un mundo que no habla, no se queja, por mucha sequía o deshielo que haya, ellos seguirán a cubierto, con su mando a distancia. Solo quizá esa mediatización pueda abrir ojos, aunque hemos visto como en Madrid, antes Chile, que sin los líderes, tampoco hubo acuerdo en esto del clima. Quizá Greta alguien te hable de cómo hubo un pasado en el que trabajamos juntos por salir de la pobreza, por construir nuevos espacios supranacionales de bienestar, por salvar a África de su aniquilación, al menos yo lo echo en falta, cada vez el hormiguero se divide más buscando el beneficio de las galerías. Greta no te canses, ojalá y muchos jóvenes creéis un nuevo objetivo por el que seguir siendo sociales y no meros individuos.

viernes, 15 de noviembre de 2019

Malos tiempos para los egos



Echando números pareciera que tras el 10N el bipartidismo avanza, y es cierto. Sin embargo, la arena se radicaliza por la caída de Ciudadanos. Si sumamos las tres fuerzas estatales moderadas, tras el 28ª, sumaban 246 diputados, el 70% de la cámara. Ahora, tras el 10N son sólo 219, es decir, apenas el 63% del Congreso de los Diputados. Por otra parte, la mayoría absoluta en el Senado se perdió para el PSOE, quedando en manos del apoyo de los nacionalismos un hipotético 155.

Como vemos, aunque a primera vista no lo pareciera, la arena ha cambiado mucho y nunca a favor de la moderación, ni tampoco para el socialismo. Quizá fue eso lo que motivó a un Sánchez apesadumbrado por sus cálculos o los de Tezanos, a mover rápidamente ficha reclamando el acuerdo progresista que negó, con enfrentamientos personales incluidos, durante seis meses a Iglesias.

Pablo Casado se ha recompuesto, aún solo con 89 diputados, pero resultado una clara oposición, también en el Senado. El resultado evidencia una derecha fragmentada en moderada y extrema. Esta segunda, VOX será ahora un mero espectador que tratará, cómo un nacionalismo más, de hacer ingobernable el parlamento, esperando unas nuevas elecciones que permitan un nuevo fortalecimiento, que sin duda vino, esta vez, propiciado por el desplome de ciudadanos.

Albert Rivera nos deja, alarmado por el resultado que en gran parte ha propiciado no dando un gobierno estable y moderado desde el centro a Sánchez cuando pudo hacerlo este verano. Alarmado y preocupado como cualquier sociólogo por el avance del extremismo populista que avanza bajo imposibles democráticos como la eliminación de las CCAA, el control estratificado de la migración, los muros o la mirada a otro lado ante la violencia y sistema machista.

De fondo, un problema que originó a Ciudadanos primero y a VOX después, el del proceso catalán hacia la autodeterminación, que condiciona una vez más, cualquier pacto con sus mejores resultados en el Congreso y que puede hacer que el abrazo de Pedro y Pablo quede una vez más en un marco ingobernable para cualquier avance presupuestario o legislativo.

Malos tiempos para egos, buenos para hombres de estado y de buen gobierno.

martes, 5 de noviembre de 2019

10-N: Quién ganó el debate electoral y con quién pactaría



Víctor Raúl López Ruiz, Universidad de Castilla-La Mancha

La Academia de la Televisión ha presentado, en la campaña más corta de las celebradas en España, un debate múltiple de tres horas de cara a las elecciones generales -las terceras en un año- que se celebran el 10 de noviembre.

Pactado por los partidos políticos estatales, nos revela un interés cierto como herramienta de oratoria para conocer y diferenciar líneas argumentales. El fin es tanto político como específicamente electoral. La arena política, más repartida que nunca, a cinco, se compacta. Por otra parte, el soporte para la decisión de más de un 30% de electorado indeciso, según las encuestas, es un hecho.

Con dos bloques bien definidos, y una puesta en escena muy limpia, evitando cronómetros que distraigan la atención, se materializó en poco trabajo para los moderadores. Los periodistas Ana Blanco y Vicente Vallés ejercieron de conductores sin privarnos de interpelaciones. Las férreas negociaciones al respecto, sin embargo, limitaron los momentos clave de enfrentamiento, siendo el más claro el de Santiago Abascal (Vox) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) a cuenta de la memoria de nuestros abuelos.

La imagen


Comenzamos con las cuestiones complementarias al evento. La imagen de los candidatos, parte poco significativa, cubrió las expectativas. La pequeña sorpresa fue la “no” corbata de Abascal, pues lo del taxi y ausencia de chaqueta de Iglesias estaba en el guión. Por otra parte, también eran esperadas las continuas pruebas de Albert Rivera (Ciudadanos), quizá el adoquín fue excesivo. En cuanto al error más grave cometido fue el de Pedro Sánchez (PSOE), tanto por su mal lenguaje visual, no fijando la mirada sobre su interlocutor como por el exceso de lectura de argumentos, que los hacían menos creíbles.

Los ejes del debate


El eje del debate se estructuró en cinco grandes bloques, junto a la pregunta que todos esperábamos fuera contestada: ¿Cómo se desbloquearía el gobierno para evitar terceras elecciones?

La solución expuesta por el Presidente en funciones de que se respetara la lista más votada le otorgó cierta fuerza moral, que mantuvo hasta el bloque de unidad territorial. En este sentido, Cataluña no fue bien aprovechada por las derechas, que no se entendían. No supieron contener el estado de excepción y la ilegalización del PNV auspiciados por Abascal. En frente, las propuestas presidenciales en educación cívica y fin del control de las televisiones autonómicas. Apenas veinte segundos con un ministerio dieron carpetazo a la “España vaciada” para un debate inicial que ganó Sánchez, al que Iglesias le suplicó un nuevo entendimiento.

Economía


Pero Pablo Casado (PP) reaccionó en el bloque de política económica enfrentando dos formas de hacer ante una desaceleración reconocida por todos. La receta de la creación de empleo con algunas mejoras impositivas dirigidas fundamentalmente al tejido empresarial y autónomos ahogaron recuerdos a la corrupción de Rivera, el fantasma de las empresas del IBEX de Iglesias o el maná de Abascal, para remedio económico de todos los males, incluidos las pensiones, con la eliminación de las autonomías. Sánchez acusó el cansancio y bajó su claridad en la línea argumental, que sólo pareció cobrar fuerza por el anuncio de que Nadia Calviño, experta economista de prestigio en Europa, sería la nueva vicepresidenta económica si lograse el Gobierno.

Igualdad


En las políticas de igualdad se fraguó el retroceso de un Sánchez expectante ante la ultra derecha machista. Pero una respuesta preparada junto a la réplica argumentada de las derechas, en este caso unidas, hicieron el resto. Ana Blanco recordó a los líderes la falta de candidatas a la presidencia en España, a lo que Iglesias mostró el discurso más condescendiente.

Después algunos discursos en igualdad recorrieron desde los pequeños pueblos hasta las comunidades autónomas, pasando por el modelo educativo o la gratuidad de los estudios universitarios. El tema se expandió tanto que Iglesias se permitió recabar el voto “animalista” con la penalización del maltrato.

Calidad democrática


El ganador del debate desde la perspectiva técnica y el argumento político apareció en el bloque sobre calidad democrática. Casado se mostró “limpio” ante la audiencia y pidió cuentas al presidente en funciones. Respecto al acuerdo, habló cómo opción de victoria el 10 de noviembre tendiendo la mano a sus socios naturales y elevando el tono sobre los posibles socios independentistas de un gobierno “Frankestein”.

Rivera retrocedió a la oposición, con su pretendida reforma electoral, de partido minoritario. La memoria histórica junto al terrorismo protagonizaron el enfentamiento extremo entre las posiciones radicales. Por momentos daba la impresión de que Sánchez bajaba el rostro cansado y quería que el debate acabara.

Escena internacional


Aún la política internacional, en el último asalto, permitió mejorar la oratoria de Casado, que se unió a Rivera y Abascal reclamando el giro hacia Hispanoamérica, condenando a Maduro y el viaje proyectado para el jefe del Estado a Cuba. Después se enfrentaron por el proteccionismo o el libre comercio, más Europa con Borrell, menos enfrentamiento a Trump y, aparentemente, la única coincidencia del bloque de la izquierda, la mejora del voto rogado para los españoles en el exterior.

Minuto de oro


El debate culminó con el minuto de oro en el que es tradición pedir el voto al elector, finalizando con un viva España el de Abascal. El “sí se puede” se convierte en eslogan común ahora para Rivera e Iglesias, el uno hablando de su hija, el otro de una discapacitada valenciana de 28 años. Sánchez niega pactos, también el propuesto por Iglesias, buscando la cohesión. Casado reclama convencido un voto útil para desbloquear y gobernar.

Aunque todos, los cinco, salieron felices del encuentro, técnicamente, en global, Pablo Casado ganó el debate, poniendo aún más difícil un posible gobierno. Presumiblemente con ello nos separamos del barómetro del CIS.

Sobre pactos, el de la derecha tiene mucha más consistencia, pues el de izquierda, tras estos seis meses, está herido de muerte.The Conversation

Víctor Raúl López Ruiz, Profesor de Econometría, Universidad de Castilla-La Mancha

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

lunes, 28 de octubre de 2019

Portada en The Conversation

Hablando de la Felicidad, contando los secretos, cuestiones fundamentales del día a día, perfil y con enlaces a nuestros trabajos junto a los referentes, la hormiga da un paso más, siendo portada el 27 y 28 de Octubre de 2019 en The Conversation, plataforma internacional de divulgación científica, logrando en a penas tres días 10.000 lecturas con la mejor entrada de su institución, la UCLM.



https://theconversation.com/la-gente-feliz-esta-en-la-cincuentena-y-tiene-casa-trabajo-y-servicios-basicos-cerca-125383

En poco más de 2 días el artículo ha sido referenciado y re-publicado además entre otros por:




A qué esperas para leerlo, y ya sabes, lee, difunde y sé feliz.

martes, 22 de octubre de 2019

Contestando a Pep, el nuevo candidato de Mas



Como todos los españoles de buena voluntad me ha invadido una pena inmensa por los acontecimientos de la última semana, quizá con el fin de que fuera trágica como la de 1909, y seguramente así planeada por el independentismo catalán. Pero se les fue de las manos, cuando “lanzaron” al nuevo terrorismo callejero de los autodenominados CDR. Como pistoletazo de salida tuvimos que aguantar además el discurso lleno de incongruencias y despropósito del que se alza como nuevo candidato a presidir la Generalidad cuando el señor Torra dé su paso hacia un lado. Este discurso abanderando al grupo oculto “Tsunami Democrático” se difundía en redes justo tras la publicación de la sentencia del Supremo sobre los acontecimientos en torno al 1 de Octubre, y los apoyos de sociedades como la deportiva del FC Barcelona.

El entrenador del City y hermano de la delegada de exteriores catalana en países nórdicos, con gesto serio presenta a un estado opresor español al que le exige que se siente a dialogar sobre autodeterminación, cuando no existe en su legislación tal cuestión, habla de un movimiento transversal independentista “mayoritario” y no violento, quizá no sabía que los CDR, aupados por un Torra que decidió cortar carreteras, eso sí marchando pacíficamente, harían cientos de hogueras con barricadas, arrancarían adoquines para lanzarlos a la policía, quemarían coches, motos y cometerían actos de pillaje y destrozos en comercios, bares, bancos… Plantea, siguiendo con el vídeo, ante el tan manoseado derecho de libertad de expresión, que lo del 1-O fue simplemente eso, no hubo sedición, se convierte pues en un adelantado juez que insulta al Estado, a sus instituciones, reclamando una historia oprimida para ese “su pueblo” que surge en último término de una distribución provincial estatal decimonónica, y pretende la internacionalización del conflicto para que desde la ONU o la UE le solucionen una cuestión, que han dejado claro que para ellos es interna.

Pero lo que si es cierto es que el daño se ha hecho, socialmente la división se acentúa y radicaliza entre independentistas y los que no apoyan sus ideas, y económicamente por el momento son ya casi 3 millones en pérdidas cifradas desde el Ayuntamiento de Colau, a los que debemos sumar la imagen proyectada para una ciudad eminentemente turística, receptora de reuniones empresariales y congresos internacionales. Nuestros mayores no quieren ir a disfrutar de sus vacaciones subvencionadas, pero los extranjeros han pasado miedo y sufrido esperas en un aeropuerto colapsado. El parque temático de Port-Aventura fue sustituido por el de las reyertas con la policía y el odio hacia el resto de España se radicaliza.

La gestión de la crisis ha estado edulcorada por los fantasmas del pasado, conteniendo siempre las barricadas y manteniendo a duras penas el orden público. De nuevo, los políticos, tienen la excusa para su campaña, aunque ya ninguno de los mayoritarios quiere sentarse para hablar sobre unas condiciones iniciales ilegales, Torra lo sabe, ahora amenazará para provocar el 155, la cuenta atrás ha comenzado, lanzando la propuesta de resolución pactada con el resto del independentismo, que reitera la unilateralidad del Parlamento regional a unos días de unas nuevas generales.

jueves, 10 de octubre de 2019

Una sociedad “atrumpada”


Estamos atrapados en tiempos nefastos como sociedad. No necesito pensar en la gran potencia y su política arancelaria, me quedo en España, con un sistema político que no preveía la competencia multipartido y unos políticos distanciados de esa realidad. Perdonar que no sea más optimista pero mi grado de felicidad está gravemente drenado por la reciente pérdida de una de esas personas que cambian tu forma de ver el mundo.

Marchamos hacia años difíciles en donde la unidad social es necesaria, calculo que en unos días, posiblemente este lunes, sepamos que ocurre con los políticos catalanes encarcelados por rebelión, malversación,… y todo está montado para liarla y para frenar el lio, espero que el choque sea leve, pero la sociedad civil está ya más que resentida, el fascismo independentista se ha adueñado del día a día en un colegio o en un centro de salud, y la llamada a la desobediencia no es una buena señal.

Marchamos sin pausa a una recesión apoyada en un muro al libre movimiento de mercancías y en muchas vallas levantadas para frenar el movimiento de personas, mientras el mundo agoniza entre basura y cambios en el clima que agotan el principal recurso que hace nuestro planeta diferente: el agua. La economía global presenta una desaceleración sincronizada en donde los ricos se harán más ricos a costa de que los pobres sean más pobres, siendo nuestra única salida la pataleta, reír la gracia a Trump, o buscar subvenciones para tapar heridas en las peonadas del PER, entre otras soluciones. Después volverá la deuda y esta vez ya no tendremos margen en los tipos de interés. Pero nuestros políticos siguen en una continua campaña electoral mirando quien sale mejor en la foto y olvidando la acción pública, realmente necesitamos un gobierno ya que actúe, dudo que el 11N tengamos posibilidades de que esto ocurra rápido y con estabilidad a largo plazo (cuatro años).

Miro atrás para contemplar el hormiguero que dejamos a los pequeños que siguen en el nido y no me gusta lo que veo. Competencia, rencor… alienación en una palabra, de lo social, en beneficio de algunos individuos. 

Ahora empieza de nuevo una campaña electoral soportada en el derecho a decidir impuesto por una minoría y los restos de un dictador que enfrentan a la Iglesia con el Estado, realmente tuvimos malos maestros de historia, pues repetimos las desgracias del pasado como una mosca golpeando un cristal para escapar. 

Dónde quedó el desarrollo, la inversión en innovación, los avances sociales, o más fácil, aquel lema de hace 230 años: “igualdad, libertad y fraternidad”. Espero confundirme, pero tenemos por delante un tiempo muy complicado, sobre el Brexit, aún no se irán.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Estimación de Resultados Elecciones Generales 10N

Fuente: el Secreto del Hormiguero


Esta semana me apetece hablar de tendencias políticas, tratando de dibujar el panorama a la fecha de hoy de las próximas elecciones generales, para lo que he utilizado encuestas propias y las publicadas por los principales medios. Con mis alumnos bromeaba sobre la inclusión de un ejercicio de estimación o predicción del voto en mi asignatura de forma anual, ya que tenemos el escenario real cada seis meses, como saben mis lectores hemos alcanzado un nuevo récord, celebrar hasta cuatro elecciones generales en cuatro años, sin contar regionales, locales,… Aprovecho para recordar que puedes excluirte con firma electrónica en un minuto a través del INE para evitar que de nuevo llegue la propaganda electoral a tu buzón.

La primera cuestión es la participación que a priori ajusto por varias encuestas realizadas en mis RRSS que estará unos 10 puntos por debajo de las del 28 de Abril, en torno al 67%, también parece que esto tradicionalmente beneficiaría al bloque de la derecha.

Sobre el PSOE, en clave de campaña desde fines de agosto, aguerrido ganador que provoca el rechazo de toda la oposición, esta semana se presenta en la ONU como el partido “verde” que no ejerce porque no le dejan, pero que finalmente cumple la última voluntad del dictador dirigiéndolo hacia El Pardo. El rédito electoral es pobre por el momento, pero se enfrentará ahora a un octubre de lazos amarillos y CDRs, con una sentencia cómo baza para rentabilizar su tendencia positiva. La estimación para este grupo es de claro ganador con una horquilla de 134-138 diputados desde los 123 actuales.

Casado mejorará con el tiempo, pues la purga de la corrupción en sus filas y la bandera de protagonismo en el bloque de la derecha, tornando a la moderación sumando, trae un ascenso claro hasta los 89-93 desde el suelo de los 66 actuales. En ese sentido Rivera tiene vías de escape tanto por la participación como por su posicionamiento en la derecha, la pérdida del centro será recordada con una caída del 155 que ya no convence a nadie, quizá de “tanto usarlo”, pasando de los 57 de abril a la horquilla de 28 a 32. En cuanto a VOX, también se desinfla su efecto radical, por su normalización aunque fundamentalmente por no contar para nada en la gestión del gobierno, si bien mantiene en gran parte a su electorado contando sus diputados desde 24 en abril al intervalo de 19 a 22. Por último, Unidas Podemos cuenta con una tendencia bajista clave por su incapacidad para formar gobierno y crisis interna que ahora incluye a Errejón (MM) en la división de su voto, al que sin contar con toda la información en el momento de escribir estas líneas le sitúo en el intervalo de 8 a 10 diputados por 26 a 28 de los morados de Iglesias-Montero.

La estructura se completa con las minorías que en el independentismo pierden algo de fuerza frente a los resultados de primavera y el resto mantienen.

Para los sucesos importantes dejo el final. Nada se habla sobre programas, ni presupuestos, ni legislación, territorio y otras cuestiones sobre clima o crisis internacional de un sistema que vuelve a zozobrar sin salida monetarista posible y un cambio de estructura cada vez más necesario del combustible fósil a las renovables que nos grita la joven Greta desde Suecia, provocando la pasividad de un Trump para el que su propio partido demanda explicaciones, sobre el Brexit por el momento nada nuevo, bueno ahora quebró su primera gran compañía reabriendo el parlamento y mientras avanzamos hacia una nueva crisis sin medidas posibles para remediarlo.  


Programa Calle Ancha, 3/10/19. Visión6Tv


Datos revisados 5 de Noviembre (Media B con intervalos en columna 10N), de acuerdo a tendencias de encuestas y campaña electoral



miércoles, 18 de septiembre de 2019

11N: ¿día de la marmota o la vuelta al canovismo?


A estas alturas nadie duda ya de la incompetencia de nuestra clase política, que amparada en egos y líneas rojas, como si de hinchas de fútbol se tratara, no se muestra eficiente para el mandato que les otorga la ciudadanía, que, por otra parte, sólo aspira a una mayor felicidad o calidad de vida individual y de grupo. Unos 200 millones para repetir elecciones y, por el momento, seis meses sin parlamento efectivo, sin legislativo, en el haber de nuestros representantes.

El sistema configurado en la transición sobre la base de un "canovismo reformado", aderezado por minorías regionalistas, ha dado paso a un multipartidismo que idolatra a sus líderes y olvida el interés común. 

Entre las frases de estos cinco meses me quedo con la de Rivera a primeros de julio ejemplificando la tolerancia al diálogo diciendo: "no tengo nada más que hablar con Sánchez", y tanto que le gusta presumir de sus líneas rojas y juzgar las de los otros ¿qué fue de aquella reunión donde se pactaron los gobiernos locales en Castilla La Mancha con el PSOE, o de otras en donde se pacta con la derecha radical por gobiernos autonómicos? 

De Iglesias recuerdo la tómbola de ministerios de su pretendido gobierno de coalición dónde su pareja, Montero, ocuparía una Vicepresidencia social con poderes de virreina, al no poder ser él mismo virrey.

De Casado, tirando de hemeroteca, escuchábamos en 2016: "imaginemos que el PSOE saca 52 escaños más que el PP y 2,5 millones más de votos, ¿alguien entendería que bloquearamos la investidura del líder socialista?" Pues dos años después fueron 56 escaños y tres millones de votos más, superando con creces aquel hipotético escenario. Claro que, en justicia, el mismo Pedro Sánchez por aquel entonces organizaba el cisma socialista con su "no es no" a Rajoy.

Cierto que en estos cinco meses poco hemos oído de Abascal, diputados perdidos para el sistema y que espero puedan recuperarse tras el 10 de Noviembre por el bien social. 

Sobre el día después, el 11N, poco nos aventuramos pues tradicionalmente es el voto de la izquierda el que más se desmoviliza no acudiendo a las urnas. Como politólogo pienso que el bipartidismo saldrá beneficiado, a priori los vaivenes de los dos de la cafetería del Congreso serán los más castigados, pues ambos pudieron formar gobierno con Sánchez y ambos tuvieron ofrecimientos, no obstante no acierto a pronosticar por el momento qué bloque será el vencedor y dónde estaremos el día después, podríamos repetir una situación similar a la de abril, y entonces qué.

Tenemos que ir pensando en la reforma del sistema o la parálisis política podría hacernos muy infelices a todos. En economía tenemos los presupuestos de Montoro, en educación nos encontramos prorrogados, la parálisis en financiación autonómica se eterniza y la inestabilidad provoca huidas de capital humano y del otro, aún nos sorprende que seamos la potencia número 30 del ranking mundial en felicidad, a mí no.

Cuando de poder se trata y el ego nos abarca es lícito traer al Quijote para exclamar con él: " ¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!"

Nota: Os dejo entrevista donde explico algunas carencias de Europa, España y las investigaciones en cuantificación de la felicidad y otras artes.


martes, 10 de septiembre de 2019

La sociedad de los "ochenteros"


Algo está pasando que nos debe hacer pensar. En pleno ascenso en mi curva de la felicidad, rozando el medio siglo, echo la vista atrás y prescindiendo de tópicos, como aquello de “…cualquier tiempo pasado fue mejor”, que nunca creí, si que me preocupa observar los actuales movimientos socio-políticos y económicos que parecen distanciarse y generar mayores problemas en el futuro. Sin embargo, trataré de mirarlos con ironía, que alguno de mis “no lectores” me recrimina junto al desinterés de las reflexiones de una pobre hormiga.

Empecemos por el actual proteccionismo del que llevamos tiempo alertando y que nadie frena ya por los “rubios” a ambos lados del charco, el mercado y el poder que ejerce la posibilidad de controlarlo ha olvidado que hablamos de personas cuando levantamos muros de ladrillo, explotamos a trabajadores jugando con distintas reglas, sí, ahora hablo de China también, cerramos Parlamentos o enjuiciamos al oponente. En el camino, fundimos literalmente la atmósfera y el planeta. Aún me queda pensar que siempre fue así, al menos los últimos 200 años, pero turba atisbar que nada aprendieron.

Si nos acercamos, tenemos en estos tiempos veganos que buscan la igualdad entre gallinas o nos acusan de matanzas de sardinas con anzuelos mientras se aligeran penas a violadores recurrentes, escapan manadas en libertad vigilada, o se precisan de los medios de comunicación para concienciar a jueces machistas de que un “no es no”. Y seguimos con los gestores de lo público, que ante la diversidad no saben negociar para aceptar a un ganador al que ayudar para no parar un país, que ya funciona a duras penas en funciones, y sin un presupuesto, …por demasiado tiempo. El morado buscando un imposible socioeconómico que liderar él desde su casoplón, el azul achicando aguas negras que le persiguen, el naranja perdido en su bola de cristal como jefazo de la oposición, y el rojo sin ofertas que satisfagan a nadie, … tantos egos.

Un horizonte oscuro ante el que se avecina una nueva crisis económica, pues todo está relacionado, valores olvidados como especie social que somos, y las ansias de poder hacen que el bucle tienda a repetirse, y mientras otro mundo que sigue muriendo de hambre agoniza.

Por último, me di cuenta de parte del secreto de todo esto leyendo el Quijote y cuando a través de modelos matemáticos y datos pude demostrarme varias veces que Europa en este siglo ya no convergía y que se había convertido en una carrera al menos a dos velocidades en la que las diferencias sociales aumentaban cambiando capital humano cualificado por “subvenciones”.

Pero todo sigue y todo pasa. Buena Feria a los albaceteños, no olvidéis ser felices y recordar que es mucho más fácil a partir de los 50.

martes, 3 de septiembre de 2019

Sánchez muestra su nuevo programa electoral a Iglesias



Unas 70 páginas de contenidos con 370 propuestas y poco más de dos semanas componen la pensada estrategia del presidente en funciones para forzar el sí de Unidas Podemos, bajo el clarificador nombre de Programa Común Progresista. No obstante, las vacaciones de agosto del ejecutivo y el giro al rechazo del gobierno de coalición, nos llevan inexorablemente a unas nuevas elecciones que se preparan sin tapujos, como “no deseada” salida en la búsqueda de una necesaria investidura.

Todo calculado para que la semana próxima, Montero e Iglesias, se dobleguen o decidan la vía electoral justo en el escenario mediático de una Cataluña en plena diada y un Sánchez que rechaza explícitamente un referéndum de autodeterminación en su propuesta pública número 350, en contra de lo declarado por sus socios preferentes. Por cierto, los medios han “olvidado” gratamente esta cuestión el último mes, la del ‘procés’, salvo para mostrar el estado de seguridad en estos lares, ¿será casualidad?, en cualquier caso, insisto, gracias.

Respecto a las cuestiones de género (agenda feminista), y vivienda, en cuanto al problema del alquiler, solapan gran parte de las exigencias de los morados. Por otra parte, en lo relativo a Educación se vuelve a la propuesta nada original de nueva ley, también en universidades o el Plan estratégico para la Formación Profesional.

Ahora toca la puesta en escena, ciertamente con pocas perspectivas de éxito y estabilidad, Sánchez busca claramente una salida hacia nuevas elecciones el 10 de Noviembre. El grave peligro es el tiempo que juega en contra de la economía que muestra ya las graves consecuencias de una desaceleración por falta de iniciativas, algunos indicadores como paro o consumo ya avanzan este escenario.

Entre las propuestas controvertidas destaca la que prohíbe la venta, también de segunda mano, de vehículos diésel y gasolina tras el 2040, la regulación de la eutanasia, la novedad para la mayoría de edad política a los 16 años, o la de doblar la inversión en I+D+i al 2% del PIB, sin aclarar, cómo ya es tradicional en los últimos gobiernos, cómo.

Pero todo no va a ser crítica, pues el verano fue bien, dejaron desconectar a la hormiga, a la que gustó encontrar entre las propuestas una nueva legislación sobre prevención de adicciones relativa a los juegos de azar, otro día hablaremos de la tolerancia de los últimos tiempos con las casas de apuestas.

lunes, 12 de agosto de 2019

Madera de líder, socialismo de estado para una región

Revista 6 Flores, Agosto, pág. 31 

La X legislatura del gobierno castellano-manchego ha iniciado su andadura libre de ataduras, así podemos resumir un ejecutivo monocolor que cuenta con una holgada mayoría absoluta, nada habitual en los tiempos que corren. Solo con un mes de diferencia la candidatura de García-Page superó en 12 puntos porcentuales los resultados del mismo partido para la de Sánchez a nivel estatal. 

Ciertamente, los castellano-manchegos somos tradicionalmente más amigos del bipartidismo y huimos de los extremos, pero no es suficiente explicación para tales resultados. En esta región el efecto Page recuerda al de su maestro político, Bono. Se resume en que en su estrategia de gobierno siempre se apunta hacia el centro, poniendo por delante los intereses de toda la región, desde la cercanía a la ciudadanía. En esta lógica se concentra el regionalismo centrado del PSOE.

Indubitablemente para Page ha sido más difícil, al tener que ceder a un gobierno de coalición impuesto por su socio de gobierno en la anterior legislatura, sin embargo el “saber hacer” impidió que las competencias cedidas al socio hicieran apuntarse algún tanto, más al contrario fue la tumba política de García-Molina y la de la Consejería de Herranz que no logró su renta garantizada en lo casi dos años de gobierno, aunque si hubo presupuestos. En el haber de la legislatura sobre regionalismo la mejora de trato para la “otra” universidad alcarreña y la parada de Villar de Cañas, en el otro lado, el debe, el dichoso trasvase y la cuenca del Tajo. Pero el balance es impecable políticamente y ese “abrazo del oso” debe ser estudiado por su colega Sánchez a nivel estatal.

Todo esto es historia, junto a una política de cercanía que le ha llevado a todos los rincones de la región, y con un carácter duro contra el independentismo, ha mantenido su idea de igualdad de privilegios regionales, respeto a la soberanía nacional,  y fidelidad institucional.

En el presente, no ha renunciado al diálogo con el resto de fuerzas en el parlamento regional y desde el momento cero lucha por entenderse con ellos para gobernar, de hecho es la excepción de Rivera y Ciudadanos en las alcaldías de hasta tres ciudades de la región donde ha logrado el pacto, alcanzando recientemente unanimidad en la reversión de la limitación de mandatos del Presidente o el sueldo de los diputados.

En cuanto a la conformación del gobierno es de continuidad, con pocas novedades, casi obligadas en Educación y Fomento, dos novedades para competencias en igualdad y desarrollo sostenible, y la presencia de cuatro independientes en las de mayor relevancia donde se opta por expertos profesionales en sus áreas específicas. Un total de nueve consejerías donde el criterio geográfico ha desatendido claramente a la provincia de Albacete a la que se enlaza “indirectamente” fomento.

El proyecto regional cuenta con graves retos por delante, específicos de identidad regional, despoblamiento, recursos hídricos y dependencia administrativa de la capital estatal, como también los genéricos de financiación autonómica. Por último, entre las actuaciones inaplazables figura el hospital de Albacete, la política de innovación y la transformación de la universidad en cuanto a su oferta. 

Cuatro años por delante en los que una postura estable afianza la estrategia de un gobierno para sus ciudadanos y frente a los vaivenes estatales, determina una necesaria atracción de inversión, la reducción de una tasa de paro situada todavía en el 15%, si bien casi la mitad de la que encontrara en 2015 y la mejora de la renta de sus dos millones de habitantes que se sitúa aún al 20% de la media nacional, tarea nunca fácil en una comunidad autónoma con una extensión tan importante en la que la demografía se distribuye de forma centrífuga y es fijada por el desarrollo radial de Madrid.

Respecto a nuestro desarrollo es el más sostenible posible, ya que depende en gran parte de nuestra tradición agraria, ganadera, artesanal y un turismo cultural medioambiental de calidad, en el que siempre nos quedará Cervantes y su caballero andante, el Quijote, junto a las ciudades patrimonio.

Ahora marchemos de vacaciones con los deberes hechos y aprovechemos nuestra estabilidad política para convertirla en desarrollo mientras otros se pelean por privilegios que la historia ya nos arrebató tanto a castellanos como a manchegos.

Publicado para la revista Sisanteña "6 Flores", número de Agosto.

viernes, 26 de julio de 2019

Sánchez no parte de cero, ya conoce a sus adversarios



Son apenas cuatro años de efectivo multipartidismo, que ha logrado convulsionar al ejecutivo y cuyas reglas sobre su investidura están dictadas en el ahora famoso artículo 99 de nuestra Carta Magna. La estabilidad parlamentaria que depende ahora de los acuerdos o pactos, ha dejado paso a tres investiduras fallidas, repetición de elecciones, moción de censura e incluso cesiones entre oponentes con la abstención como resultado. Todos estos acontecimientos tuvieron como denominador común al socialista Pedro Sánchez.

Cuando en 2016 se aliaba con Rivera, a un lado Podemos y al otro el PP, truncaron toda posibilidad de investidura, fueron entonces 131 votos a favor, sumando el de Coalición Canaria en la segunda vuelta. Ahora, sin embargo, una reedición de aquel pacto de gobierno daría mayoría absoluta y estabilidad, pero el cordón sanitario de Albert por la pugna en liderar el bloque de la derecha, lo han hecho inviable a pesar de los continuos acercamientos del PSOE, que sí que han aceptado el pacto, sin embargo, en alcaldías de Castilla-La Mancha como por ejemplo, Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

Retomando la actual situación Sánchez conocía las condiciones de sus declarados socios preferentes, ya Iglesias pidió un gobierno de coalición en 2016, primera razón de su negociación fallida. Lo de meter el zorro en el corral propio ha quedado claro después de escuchar las acusaciones en ambos sentidos, que sí el interés de Iglesias reside en un gobierno paralelo para controlar al propio gobierno, decía Lastra, o que lo que nos pretenden dar son meros ministerios decorativos lejos de la proporcionalidad conseguida en votos, por parte de Echenique.

En este cruce de acusaciones, he visto sin embargo a un Sánchez de Estado, que huye de acercarse al independentismo y reitera ahora  a la derecha en sus dos vertientes moderadas que les dejen gobernar con su abstención, a cambio de pactos de Estado en la legislatura. Parece obvio que el pulso para un nuevo intento en agosto/septiembre tenderá más hacia esta vertiente. Pero el enroque de Ciudadanos no tiene ya razón de ser, ni se entiende en sus filas, han abandonado su postura de centro al perpetuar y extender sus acuerdos con VOX y cerrar todo tipo de diálogo con el PSOE, que ofrece sin éxito diversas posibilidades incluso la de la abstención que le podría dar el gobierno.  El olor a tierra quemada y el desprestigio de un interés personal o al menos familiar en tocar poder, ha hecho de Iglesias otro cadáver político que sólo podría salvar a consta de una cesión en septiembre para llegar a una coalición subalterna. Sobre Casado nada hay de cómodo en la postura, el espectáculo bochornoso que se visualizó ayer le declaraba vencedor, pero sin poder constatar que es una verdadera victoria, como no tardaba en recordar Abascal tras la votación.

A pesar de contar con dos meses, la cosa no pinta bien, sólo la vuelta imposible de ciudadanos traería un gobierno factible y estable, pero pienso que muy a pesar de las presiones, sólo Podemos reculará y abrirá consultas en unas semanas para tratar una nueva investidura a fines de agosto o  los primeros días de septiembre, pues el independentismo no puede reclamar un estado catalán en la diada, recuperando a sus “presos políticos” y votar en Madrid a favor de sus “verdugos” políticos.

Si me preguntan nada tengo claro, pues pude contemplar con estupor cómo Iglesias no es de fiar, con las competencias que pretende y el poco rubor que le plantea ponerlas sobre la mesa sin negociación, incluso contemplé a un PSOE que se contagiaba en esta pugna dialéctica. Por otra parte, Ciudadanos ha quedado fuera de lugar, es ya una nueva derecha y no el centro que quería liderar, el PP anda con pocas ganas de creer que las elecciones son una posibilidad, por mucho que les aseguren que habrá una gran abstención entra la población, y de Vox, pienso como Sánchez que mejor no hablar, con escuchar es suficiente.

Aún pienso que el próximo 10 de Noviembre será un día sin elecciones, pero el bloqueo de sus contendientes y la ausencia de alternativa acercan más la probabilidad. En este nuevo escenario, sin embargo, los más dañados serían Podemos y Ciudadanos, no cabe ninguna duda, por lo que el retroceso al bipartidismo sería un hecho, y la aritmética caprichosa podría conducirnos de nuevo a otro día de la marmota.

Visto lo visto, en dos semanas, no más, tendremos respuestas. 

Veremos si la hormiga puede tomar vacaciones.

lunes, 15 de julio de 2019

De visita por la patria de la Hormiga



El hombre que ve mucho se hace discreto de acuerdo a Cervantes. Lejos de contravenir tal aseveración en estos días, pude acercarme de nuevo a Cataluña, atravesando Lérida por una comarca plagada de tractores. Observé con detenimiento que la moda de las banderas en los balcones de hace meses había sucumbido ante el inexorable tiempo, ahora eran miles de plásticos amarillos los que condenaban plazas, árboles y farolas, también pintados en carreteras y calles, los lemas de “los españoles nos roban” se habían sustituido por “somos república” o alguno de “zona antifascista” firmado por los CDR, como el de la entrada de Agramunt, pero sin duda las “capillas amarillas” de enaltecimiento de presos en las que se habían convertido muchos ayuntamientos y lugares públicos pidiendo su salida de prisión, se llevaban la palma. La política ha tomado la calle, pero desde el totalitarismo y enfrentamiento hacia el “opresor de Madrid y alrededores”, alterándose la libertad de opinión como hecho fehaciente. 

Los símbolos nacionales, de nuestra patria, han sido retirados y excluidos de cualquier negocio, también  privado, como hoteles, campings o restaurantes. El mensaje nítido es que los de fuera de la región no somos bienvenidos, ni escuchados agradablemente cuando hablamos castellano,… y entonces, aparece una isla en Talar, donde 458 hombres y mujeres  presumían de valor al poder dar su vida por su patria al grito de “a España, servir hasta morir”, y recibían sus despachos reales como sargentos por el mismo Rey Felipe VI. Entre honores se saludaba a la rojigualda, el himno sonaba y la delegada territorial del gobierno regional hacía entrega de un libro de mapas históricos catalanes, que explicaba con detalle histórico por casi 5 interminables minutos a un sofocado sargento, número uno de su promoción, a unos 40 grados, ante la atónita mirada de más de dos mil familiares y autoridades en el patio de armas de la Academia de suboficiales. 

Entre admiración y temor, orgullo y pesar, pensaba en los colegios de aquellos pueblos, las calles, la historia, la cultura, el día a día… que el estado ya ha dejado ir, ha claudicado y que de forma irreversible ha llevado al odio entre civiles a partir de una lengua con un acento fingido que reclama, al menos, una república confederada para toda España con un estado catalán. Pero mientras, en los pueblos, los payeses han acaparado el poder con un gran número de inmigrantes que controlan a su antojo, escoltados por CDR que imponen el “antifascismo español” como doctrina. Juro que a pesar de no ser un gran patriota, buscaba en el coche alguna forma de autodefensa de mis raíces en un CD, pero mi mujer me hacía ver que era mejor “no provocar”, y corrimos, guardando el tiempo estrictamente necesario, hasta Andorra, donde desde que entras hasta que sales te sientes mimado, ves tu bandera y te olvidas del odio a tu patria, desde un principado extranjero.

Reflexionas a la vuelta, por Aragón, recordando la historia y observando con discreción que el problema territorial ya no tiene solución, que Europa se nutre de “Cataluñas” en contra de los actuales estados que no saben solventar la pobreza ni el cataclismo social que se avecina en este siglo en el que nos hicieron pensar que la globalización de los ricos era la respuesta para los pobres. 

Conduciendo, mientras diluvia por Teruel, me planteo que quizá sí que tendremos nuevas elecciones, aunque últimamente no hablamos mucho en los medios de independentistas, sino de moscas negras. Es seguro que nuestra patria: España, aguanta diferencias, es seguro que quiere diálogo, y es seguro que unas nuevas elecciones beneficiarían al señor Sánchez. 

Discreto sí, respiro ya en Castilla. Pero si me piden respuestas, diría que una verdadera globalización social en las que se eliminen lazos amarillos ayudaría a cambiar el mundo de plástico en el que vivimos, por favor algún ecologista que tome conciencia del mal que se está haciendo al medio con la última campaña de símbolos independentistas, parafraseando el anuncio de la cerveza, seguro que hay “otra forma de vivir”.    

No comprendo la sociedad que estamos creando para nuestros hijos, ni entiendo soluciones de más odio levantando muros desde una derecha trasnochada,… quizá necesite unas vacaciones.

martes, 2 de julio de 2019

Plazos y presión de Pedro Sánchez



Aprovechando que estamos en pleno verano, desde Bruselas, por teléfono, se da a conocer los plazos que el Presidente en funciones tuvo en su cabeza desde hace semanas. La votación de su investidura para el próximo martes día 23 de julio. Tres semanas por delante para provocar el álgebra que posibilite un gobierno exclusivamente socialista o la condena a unas nuevas elecciones que provocaría la oposición, una segunda vuelta real, y de la que los frutos se recogerían por Sánchez, que anuncia ya unos 145 diputados.

Quedan dos Parlamentos regionales clave en este período por dilucidar, el de la Comunidad Foral y el de Madrid, donde dos figurantes de fuera del sistema, tras la línea roja de Ferraz y Rivera, tienen mucho que decir, me refiero a Bildu y a VOX.

Respecto al Presidente a elegir para España, al apretar el cinturón del calendario, obliga a que se forme gobierno antes del 23 de Septiembre, sin opción a Sánchez, o que en otro caso se convoquen elecciones para el 10 de Noviembre, en las que una densa campaña electoral veraniega a priori daría más diputados al PSOE a costa de Podemos y Ciudadanos, tendiendo de nuevo a un claro bipartidismo de segunda vuelta.

Pero la postura en la UE no es desdeñable, allí Borrell será una gran baza de Sánchez, en política exterior, dejando a Puigdemont aislado en Bélgica, eliminando de nuevo las embajadas catalanas, eso sí el “Conseller” (Consejero) de interior, entre llamas, habla de la ayuda del vecino estado español con una pierna mordisqueada por una plaga de mosca negra en el Ebro, quizá viniera de Castilla.

Bromas aparte, cada vez admiro más la estrategia de este malogrado socialista por el que ningún compañero daba un duro hace unos meses, y que tiene en jaque al centro derecha y a la extrema izquierda con una investidura constitucional a su consta, e incluso una opción de gobierno de centro que repudiara Rivera en la campaña, o eso, o nuevas elecciones en las que la postura frente al independentismo de Ciudadanos sería ya propiedad socialista, y el pacto con furtivos del sistema lo haría la oposición, respecto a Podemos los sillones de la pareja Montero-Iglesias terminarían con el sueño morado.

Mientras, sin gobierno, sin presupuesto, sin política de largo plazo marcamos récords en afiliados a la seguridad social, aunque con contratación temporal, y descendemos a poco más de tres millones de parados registrados, la menor bajada desde 2009 en junio. Pero el temor a una desaceleración aún en tiempos de volatilidad política parece ahora, en tiempo de vacaciones y de incendios, estar más lejos.

martes, 18 de junio de 2019

Negociar en política, la tarea del centro en el multipartidismo


A veces resulta complejo entender el multipartidismo y sus bondades, casi tanto como la ley electoral. En estos días estamos asistiendo a mesas de negociaciones que viabilizan el poder de acuerdo a los votos conseguidos, diputados y concejales permitiendo la gobernabilidad cuando el resultado electoral no consigue mayorías.

Este modelo de bloques negociados se superpone sobre el bipartidismo, en el que el claro ganador para triunfar es el partido bisagra, es decir, Ciudadanos. Dicho de otra manera, el mantenimiento de este marco se nutre de un partido de centro que decide quién debe gobernar, tal cual ocurre en los principales ayuntamientos de Castilla-La Mancha y algunas diputaciones. Los extremos, decaen por sus deméritos y son los marcados con claras líneas rojas, evitando que el poder les llegue, y que serán evitados por el partido de centro.

La arena política se presenta entonces como una distribución normal en la que el voto se concentra en el centro, en la moderación, y es por el que se luchaba tradicionalmente en el bipartidismo para inclinar el poder a favor de uno de los dos contendientes. El votante moderado, ahora está representado por un partido bisagra en estos casos, y no ve con malos ojos este comportamiento de virar a la derecha o izquierda dependiendo de las necesidades de gobierno, lo que no podría entender nunca, por otra parte, es alargar la mano a radicales de izquierda, derecha o de fuera del sistema, de ahí la razón de que Rivera haya apartado fulminantemente del partido a Valls, y sin embargo, separado por unos kilómetros, pueda mostrar espectros y discursos distintos en las alcaldías de Madrid y Guadalajara.

De esta forma, el tercer partido, es el que hace perdurar esta nueva modalidad de democracia, son los radicales los que se consumirán poco a poco abrazados por sus "amigos" más cercanos en la arena. Es por esto que no pienso que habrá nuevas elecciones generales en otoño, fundamentalmente porque si las hay, el convocante, Sánchez, será inexorablemente el gran beneficiado, tal como le pasó al PP en 2016. Pues forzarán a los votantes moderados a cubrir con su voto el acuerdo del partido que les representaba.

Por último, suavicen sus discursos aquellos que critican este formato y piensen que el mejor control al poder es el propio poder. El secreto de Rivera, "el centro de la arena política", es el que mantiene el multipartidismo bibloque, será su gestión la que evite una vuelta al canovismo encubierto de izquierda y derecha de antaño.    



lunes, 10 de junio de 2019

Reclamando la abstención para Sánchez


Ábalos ha sido muy claro en la negociación que comienza para la investidura del presidente en funciones, Pedro Sánchez. En su haber 123 votos, catorce por debajo de Rajoy en 2016, y los mismos que cuando el PP en 2015 tuvo que repetir la consulta. Pues sí, parece el día de la marmota y por esto el secretario de organización socialista ha lanzado un claro órdago a Casado y Rivera: abstención o segunda vuelta que mejoraría a todas luces los resultados para el ganador.

Está claro que no sirve aquello de echar balones fuera y hablar de alianzas con el independentismo para gobernar, pues la mayoría simple permite el gobierno y esto es factible con la abstención, al menos parcial, del centro derecha. Exactamente igual que la petición realizada al socialismo por la derecha hace tres años, que permitiría a la postre el gobierno de Rajoy por dos años, con 68 abstenciones de 83 posibles, por el PSOE.

Aguirre y Díaz Ayuso desde Madrid se mostraron a favor y han sido rápidamente silenciadas por Génova, quizá no tanto por el fondo sino por las formas, el martes 11 será Sánchez quien deba negociar estas condiciones, teniendo aún todos en la mano los cromos de autonómicas y locales. Quizá la maniobra sea una cortina de humo, para ganar tiempo, por la mañana Podemos y por la tarde Rivera y Casado, con la clara intención de una investidura sin votos de ERC.

Iglesias y Montero no tienen ya ninguna fuerza, juegan a chica (en el mus funciona poco) pidiendo entrar en un gobierno a la desesperada y ahogados ante la amenaza de unas nuevas elecciones que los noquearían como fuerza política. La llave de Rivera de gobiernos locales y autonómicos junto al PSOE está explorando posibilidades hasta este sábado y en el camino se cruzará la llamada a la tan denostada "unidad de España" con su abstención en el Congreso. Casado, por su parte, saca pecho para resistir el envite de coaliciones que le arrebatarán algunos feudos y fortalece con sus socios de VOX un formato político extremo, la abstención en el congreso nunca sería entendida por sus nuevos socios, por lo que no puede mostrarla en público, aún, como han hecho algunas de sus destacadas dirigentes.

Cuando todos entierran el bipartidismo, y el problema de fondo es la unidad del territorio o la desigualdad propiciada por las minorías regionales, no está de más ofrecer respuestas diferentes a cuestiones clave, los españoles no somos tan torpes y sabemos que los acuerdos son posibles y los fanatismos populistas, son eso, radicales que florecen por un día hasta que se aclaran sus continuas mentiras con su forma de hacer.

Interesante semana pues para cerrar acuerdos locales y regionales que se cobrarán, al menos en parte, en la próxima investidura. Negociar, así lo han mostrado ya abiertamente Suma Navarra y PSOE en la Foral. Todo estará más claro a partir del sábado, pero mañana se urdirá la estrategia desde Moncloa y Ferraz, ¿están preparados?

lunes, 3 de junio de 2019

Negociar el Ministerio de Trabajo o el paro


Celebradas las elecciones municipales, autonómicas en la mayor parte de comunidades, y las europeas, uno puede hacer balance sobre políticas y políticos, que aquí el género si discrimina aún. En la elección más cercana, la local, son dos los claros partidos que acaparan más de la mitad de votos y el PSOE el que gana el millón de votantes que pierde PP, así como unos dos mil concejales que ahora les diferencian, siendo muy ventajoso el número de ediles para los de Sánchez. Visto el número de concejales no es muy fuerte la caída, pero recuerde el señor Casado que no se votaba al Secretario General, ni casi a la gaviota, malherida tras el 28A, ahora se había centrado huyendo del espacio de VOX, pero vuelve a reclamarlos en la mesa de negociaciones para pactar poder. Sin embargo, si consultamos las europeas, mucho más cercanas a las nacionales, la diferencia se incrementa ahora con casi un 12% de diferencia, repitiendo claramente resultados de una segunda vuelta en la que salen perjudicados tanto naranjas, morados y verdes. El mal ajeno, y las posibles mayorías salvan los muebles de Casado, pero ¿a qué precio?

Del que no queda resquicio es de Iglesias, sin apenas concejales, con una IU humillada, y las dos ciudades principales en manos de amistades peligrosas, que posiblemente no llegarán a gobernar, la cosa no pinta bien. Pero si nos fijamos en las autonómicas el desastre es colosal, de Castilla-La Mancha, por ejemplo, han sido fulminados al completo, dimitiendo García Molina a las horas del escrutinio y toda su ejecutiva a pesar de ser parte del gobierno en funciones. La vergüenza de las palabras contra Amancio Ortega, mientras busca desde su magnífico chalet colocarse en el próximo gobierno de Sánchez fueron escuchadas, la estructura de un partido mantenido desde la familia que se disgrega con los socios fundadores, el ansia por alcanzar la tan desdichada casta, todo un compendio de errores que vacían de contenido ideológico un experimento sociológico que se convertía en protesta ante una crisis económica. A pesar de todo, insiste en un hueco en el gobierno, es increíble, pero cierto a pesar de las espinas de Ramón.

Del otro experimento, el de los verdes de VOX que se nutren de la unidad de España, decir que por el momento han aguantado el tirón, aunque el techo parece haberse alcanzado en las pasadas generales, pero el poder en el ámbito local y autonómico es ahora la tarea para el PP y Ciudadanos. Ese tripartito al corte andaluz no es garante de buen futuro, y sobre todo la ciudadanía tomará nota, por lo que las barreras de Rivera ante Sánchez ya han sido tumbadas y levantadas para Abascal, abriendo procesos de negociación en Castilla y León o en el mismo Albacete.

De todo esto, una vez acabados los procesos, deduzco que tendremos un gobierno socialista para cuatro años que solo pende del escollo catalán, que sacan pecho revalidando aún mejores resultados con ERC a la cabeza. Harían bien en entenderse y hacer valer la abstención con tantos frentes abiertos al margen del secesionismo, pues quizá ni tan siquiera tengan la opción de llave para el gobierno.

Respecto a las encuestas, en lo referente a Castilla-La Mancha sí que aventuré y acerté la mayoría de Page, el derrumbe de Nuñez, y afortunadamente erré en pensar que el reparto radical era mayor del que finalmente se produjo.

Comienzan los pactos, negociaciones e intereses de partido, puede que alguno deba renunciar a ministerios, otros al poder en beneficio del partido, y si la consecuencia fuera en paralelo a resultados quizá en el paro político. Hagan sus apuestas, aunque esto del juego lo dejo para otro artículo.

martes, 21 de mayo de 2019

La Política con mayúsculas: personas y hechos


A veces uno, buscando, encuentra la política de cercanía, la de solventar problemas del día a día relacionados exclusivamente con el interés común, la que quiere acometer además grandes retos para seguir adelante en zonas que se despueblan, que agotan sus recursos, que se doblegan al interés de algunos. Es mi preferida, pues se trata de política en la que la maquinaria de los partidos políticos pasa a un segundo plano y uno se fija en la persona que lo abandera, cuando las banderas no son el problema, en el equipo que empuja y permite avanzar, sin medios de comunicación ni fanatismos que ahonden en las diferencias, se fija en el análisis de un programa de actuaciones para la legislatura soportado en la trayectoria del bagaje realizado, aun a riesgo de no "colgarse medallas", sino simplemente de ayudar a que el lugar mejore y se desarrolle, huyendo de todas las coletillas que afloran en campaña, aquellas que quedan en papel mojado.

Esa política, afortunadamente también existe. En ella he visto jóvenes de diferente ideología arrastrando juntos un geo-radar buscando el patrimonio de sus ancestros que salvará su tierra, he conversado con vecinos esperanzados por el trabajo de su ayuntamiento, he visto sonrisas de complicidad buscando estrategias de crecimiento ante instituciones en la capital, he visto ansias de aprender para transmitir grandes ideas, contagiar con ellas, convirtiéndolas en una apuesta de éxito, he admirado cómo toman forma grandes proyectos nacidos entre charlas de hacedores, entre silencios de prudencia, y la ayuda fiel de amistades fraguadas desde la infancia, en el colegio, aun militando en distintos partidos, y finalmente he valorado el saber hacer gestionando en silencio las malas prácticas del pasado, sin alardes, buscando soluciones.

Pero no es fácil, cuando el proyecto se contagia y se integran personas, reaparecen ideologías de los que se sienten desplazados, recriminando posturas, alzando la voz con el ¿qué hay de lo mío?, acusando gratuitamente, incluso a familias, y enturbiando los éxitos compartidos, los de todos los que trabajaron por ellos, afortunadamente por poco más de dos semanas de campaña. Después, por el bien de todos, habrán de seguir trabajando, dejando en el olvido los diretes de campaña. Pero antes frente a una urna, sólo espero que se valoren conjuntamente tantas jornadas de trabajo por su pueblo, tantos viajes, reuniones, sueños compartidos y hechos que empujan a una sociedad adelante, poniendo delante de las siglas de un partido a las personas.

Esta es la verdadera política. Mi apoyo y aplauso para con esos equipos que priorizan a las personas, sus ganas de trabajar por el bien de todos, que ponen toda la carne en el asador a riesgo de quemarse en lo personal, que valoran la cultura como incentivo para el desarrollo, que aprovechan la exposición ante los medios para seguir adelante con pasión y amor a sus raíces, poniendo en valor el trabajo realizado.   

Son sin duda muchos los ejemplos que recorren nuestra geografía municipal, el de estas líneas se sitúa en las tierras del hidalgo andante.


jueves, 16 de mayo de 2019

Quo Vadis Europa? 69 años después



File 20190514 60529 1nsb2gb.jpg?ixlib=rb 1.1


Stefan Dinse / Shutterstock



Víctor Raúl López Ruiz, Universidad de Castilla-La Mancha

Europa “nunca se hizo de una vez, ni como una obra de conjunto”, tal como reza en su Declaración de principios del 9 de Mayo de 1950. La Europa de Schuman nació pues desde la idea de cooperación socioeconómica, como un proceso político multietápico, en el que la velocidad se decide a través de las condiciones de los protagonistas.

Los objetivos que dieron forma a la UE como entidad supranacional de cooperación pueden presentarse en sus casi siete décadas de bagaje en tres grandes etapas:

  • La fase de construcción identitaria, iniciada en la posguerra hasta la caída del muro de Berlín, final de la guerra fría en Alemania.
  • La de integración institucional que arranca desde el Tratado de Maastricht, deteniéndose tras el Tratado constitucional iniciado en 2003.
  • Por último, la fase actual, marcada por crisis en todos sus pilares.

En esta evolución, fue siempre la sociedad europea la que ha empujado el acelerador o el freno. La necesidad de mejora, junto a un sentimiento de cooperación, hizo viable el supraestado que garantizaba el progreso económico de sus miembros con una sociedad cooperante desde el mercado que evitara los “roces del pasado”.

Recuperar el estado


El gran escollo era superar el pasado recuperando al estado. La división que Alemania imponía al continente era el escollo que salvar, una vez fueron incorporados los sureños y establecidas las principales reglas del juego. Desde la democracia y los derechos humanos, el pueblo rompió con “el ladrillo en la pared” y el sueño de dos generaciones fue real, dando paso a la integración como ciudadanos europeos.

Después, los ciudadanos quisieron más Europa, pero los nuevos objetivos no quedaban claros para el estado.

Primero cayeron las fronteras con la libre circulación de mercancías, capitales y personas; después las políticas monetarias se unificaron con el euro. Pero la competitividad extrema por ser mejor económicamente que el otro y las grandes adhesiones en bloque resquebrajaron relaciones entre los impulsores y el resto. Ya se hablaba sin tapujos de las dos velocidades en el Parlamento y en el Consejo, incluso de una tercera, al abrir en la última gran adhesión del 2004 las puertas al este europeo.

Refundar la Unión, de nuevo para el ciudadano, con una Constitución, acabaría con el sueño europeo integrador. Los estados querían disfrutar de su nuevo prestigio, reclamar su posición, desbordando una crisis económica y política sin precedentes que se forjó tan dentro como fuera del supraestado. El ciudadano fue olvidado al tiempo que ellos se olvidaban de Europa, el formato ya no servía, la burocracia y los fines tampoco ayudaban y el voto caía uniéndose a batallas por la deuda, en las que el capital se antepuso a las personas.

Un proyecto en horas bajas


El desenlace, casi en lo que va de siglo, es desalentador.

Ahora no existe una lucha por formar parte de esto; incluso uno de los motores, Reino Unido, lleva años queriendo dejar el proyecto, pero se presenta el primero a unas nuevas elecciones para un macroparlamento que poco a poco ha ido incorporando populistas, escépticos y radicales con el estado, nacionalismos que sienten con miedo el aliento de una “sociedad pobre”, procedente de guerras y corruptelas, desde oriente y sur (África), que quieren arrebatarles su calidad de vida. Un ciudadano europeo que prefiere ser flamenco, bávaro, corso, lombardo, catalán o escocés, que ha perdido el sentido de la cooperación, del fin integrador de un proyecto social desarrollado por sus estados miembros.

Los políticos en Europa deben recuperar el sueño antes de descomponerlo entre resquicios judiciales en Waterloo, fronteras y vallas a la pobreza no consideradas “comunitarias”, representantes políticos que se someten a los dictámenes de gobernantes estatales, paraísos fiscales amparados en su ordenamiento para el capital, y sobre todo el fin social de cooperación bajo el que se concibió la Unión como medida de evasión de los conflictos armados de otro tiempo.

Errores y aciertos


Para ello, comencemos por hacer una reflexión sobre errores y aciertos, sobre el trabajo del Parlamento Europeo, y su verdadera acción política desde la representación del pueblo europeo.

No nos sorprendamos de la escasa participación de un estado miembro si desde su reciente adhesión nunca superó el 30% (República Checa) o incluso el 20% (Eslovaquia).

No enfaticemos que los que quieren dejar el barco sean los primeros en votar el jueves 23, con una debacle anunciada en su actual gobierno; no presuman de europeos por una mayor participación los españoles cuando unen municipales y autonómicas a un proceso en el que la opinión pública no conoce propuestas, ni candidatos, ni número de escaños…

Europa tiene un grave problema social que solventar, con la oportunidad de mostrar al mundo el camino del desarrollo necesario, que no sólo ha de ser sostenible. Un sueño por terminar de visionarios del crecimiento comunitario.

The Conversation

Víctor Raúl López Ruiz, Profesor Titular de Universidad, Universidad de Castilla-La Mancha

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

lunes, 6 de mayo de 2019

García-Page acaricia la mayoría absoluta




Tantos datos recientes al alcance, la hormiga no se resiste a realizar un análisis pormenorizado de tendencias y votos para determinar el resultado más posible en las autonómicas para las Cortes de Castilla-La Mancha.

Desde la reforma de Cospedal son 33 los diputados a Cortes regionales, por tanto son 17 los que otorgan la deseada mayoría absoluta. El trabajo realizado por García-Page como aval en sus cuatro años de legislatura, en un gobierno participado en una segunda fase por UP, que sin duda ha debilitado a estos últimos, cómo además ha ocurrido en las últimas generales. La derecha  seccionada en tres partidos, que se quedó en puertas en las últimas autonómicas, es ahora un hecho seguro al dar entrada a ciudadanos y VOX. Todo apunta a un escenario beneficioso para un socialismo moderado, que abandera luchas frente a nacionalismos, y enfrenta a sus hermanos en Madrid si la región lo requiere desde los tiempos de Bono.

Considerando el escrutinio de las generales voto a voto el reparto sería de 12 para PSOE, 8 para el PP, 6 diputados de Cs, 4 de VOX y 3 del socio de gobierno, UP. Sin embargo, dos hechos deben tenerse en cuenta, por una parte las tendencias que arrastran a la derecha a continuar con su división con el ‘sorpasso’ de C’s a un PP en horas bajas, y por otra los candidatos, todos novatos, excepto los Garcías, es decir, García Molina de Podemos y el Presidente socialista García-Page.

El cóctel se conjuga con una caprichosa ley d´Hont repartida en cinco provincias que lleva, si la participación se mantiene, con una probabilidad cierta, a un reparto en el que puede producirse el ‘sorpasso’ de Picazo a Núñez en tierras ciudadrealeñas, están en un empate técnico, y un exultante García-Page que puede conseguir la mayoría absoluta en liza en un claro frente con UP en la provincia de Toledo.

Esta vez no es un ajuste sobre el error de una encuesta, sino que la hormiga analiza y plantea escenarios sobre el escrutinio real de las generales, con una alta probabilidad de acierto, esperaremos al 26M.



Translate